Curiosidades

Cómo controlar la ira: consejos prácticos para mantener la calma

Cómo controlar la ira
Cómo controlar la ira

La ira es un sentimiento normal y puede ser una emoción positiva cuando le ayuda a resolver problemas, ya sea en el trabajo o en el hogar.

Sin embargo, la ira puede volverse problemática si conduce a agresión, arrebatos o incluso altercados físicos.

Controlar la ira es importante para ayudarlo a evitar decir o hacer algo de lo que pueda arrepentirse. Antes de que la ira se incremente, puedes usar estrategias específicas para controlarla.

Acá te dejamos algunos consejos que te ayudaran a controlar la ira:

1. Cuenta atrás

Cuenta hacia abajo (o más) hasta 10. Si estás realmente enojado, comienza con 100. En el tiempo que te lleva contar, tu ritmo cardíaco disminuirá y tu ira probablemente disminuirá.

2. Toma un respiro

Tu respiración se vuelve menos profunda y se acelera a medida que te enojas. Invierte esa tendencia tomando respiraciones lentas y profundas por la nariz y exhala por la boca durante varios minutos.

3. Sal a caminar

El ejercicio puede ayudar a calmar los nervios y reducir la ira. Salga a caminar, monte en bicicleta o golpee algunas pelotas de golf. Cualquier cosa que haga bombear tus extremidades es buena para tu mente y cuerpo.

4. Repite un mantra

Encuentre una palabra o frase que le ayude a calmarse y reenfocarse. Repite esa palabra una y otra vez para ti mismo cuando estés molesto. “Relájate”, “Tómatelo con calma y” Estarás bien “son todos buenos ejemplos.

5. Escapa mentalmente

Deslícese en una habitación tranquila, cierre los ojos y practique visualizarse en una escena relajante. Centrarse en los detalles en la escena imaginaria: ¿De qué color es el agua? ¿Qué altura tienen las montañas? ¿Cómo suenan los pájaros gorjeando? Esta práctica puede ayudarte a encontrar la calma en medio de la ira.

6. Deja de hablar

Cuando estás iracundo, puedes sentirte tentado a dejar volar las palabras enojadas, pero es más probable que hagas daño que bien. Imagina que tus labios están pegados, como lo hiciste de niño. Este momento sin hablar te dará tiempo para recoger tus pensamientos.

7. Imagina una señal de stop

El símbolo universal para detenerte puede ayudarte a calmarte cuando estás enojado. Es una forma rápida de ayudarlo a visualizar la necesidad de detenerse a sí mismo, sus acciones y alejarse del momento.

8. Ríe

Nada altera un mal humor como uno bueno. Difunde tu enojo buscando maneras de reír, ya sea jugar con tus hijos, mirar de pie o desplazarse por los memes.

9. Practicar la empatía

Trate de caminar en los zapatos de la otra persona y ver la situación desde su perspectiva. Cuando cuenta la historia o revive los eventos tal como lo vieron, puede obtener una nueva comprensión y enojarse menos.

10. Expresa tu ira

Está bien decir cómo te sientes, siempre y cuando lo manejes de la manera correcta. Pídale a un amigo de confianza que lo ayude a ser responsable de una respuesta tranquila. Los arrebatos no resuelven ningún problema, pero el diálogo maduro puede ayudar a reducir su estrés y aliviar su enojo. También puede prevenir problemas futuros.

Recuerda la ira es una emoción normal que todos experimentamos de vez en cuando. Sin embargo, si encuentra que su enojo se convierte en agresión o arrebatos, necesita encontrar formas saludables de lidiar con el enojo.

Si estos consejos no le ayudan, considere hablar con su médico. Un especialista en salud mental o un terapeuta puede ayudarlo a resolver los factores subyacentes que pueden contribuir a la ira y otros problemas emocionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *