¿Qué es una calcificación ósea y cómo se puede prevenir o tratar?

La calcificación ósea ocurre cuando existe un exceso de calcio en tu organismo y tu cuerpo lo acumula en ciertas zonas donde no debería almacenarse. Algunas veces, dicha patología se forma en lesiones musculares y no genera mayor problemática; sin embargo, en ciertas ocasiones puede terminar convirtiéndose en dolor fuerte y derivar en inmovilidad e incluso operaciones de urgencia.

Asimismo, el calcio suele almacenarse en tus dientes y esqueleto para mantenerlo sano y en correcto funcionamiento. Sin embargo, a pesar de que ciertas veces se manifiesta un exceso de este mineral dentro de tu organismo, en general se elimina por medio de la orina sin afectar tu torrente sanguíneo.

que es una calcificación ósea y como se puede prevenir o tratar

¿Qué es una calcificación ósea?

Las calcificaciones óseas son excesos de calcio que se forman en tu cuerpo. Es decir, es una acumulación concentrada de calcio en una zona que tenía una carencia y tu organismo decidió suplir con formación ósea.

Dicho fenómeno suele ocurrir dentro del proceso de regeneración muscular por medio de lesiones en distintas partes del cuerpo. Por ejemplo, cuando tienes una lesión en el hombro y tu organismo en lugar de regenerar con músculo, lo hace con calcio.

A pesar de esto, la calcificación ósea es más frecuente en personas mayores de la tercera edad que en los jóvenes. En otras palabras, el organismo de una persona menor de 35 años posee mejor funcionamiento con respecto a las reservas y manejo de calcio en el cuerpo. Además, el organismo absorbe mejor dicho mineral y por consiguiente, su funcionamiento es más efectivo.

Del mismo modo, en las personas mayores se considera la calcificación ósea como una condición fisiológica de dicha edad. Es decir, para ellos es una patología similar a la osteoporosis o pérdida de calcio en los huesos que suele ser más frecuente en ancianos. Además, algunas personas pueden sufrir de debilidad muscular, calambres, dificultad para mover las articulaciones y dolor en la zona afectada por la calcificación.

¿Cómo saber si tienes calcificación ósea?

Muchas personas tienen calcificación ósea y no lo notan a menos que vayan a consulta y el médico lo detecte. Sin embargo, existen pequeños indicios que te pueden hacer pensar que estás empezando a sufrir de esta patología. Por ejemplo, el dolor constante en zonas musculares como tendones o ligamentos del hombro; asimismo, cuando te cuesta mover ciertas partes del cuerpo.

Las limitaciones de movilidad en las articulaciones por rigidez suelen ser los primeros indicadores de que estás sufriendo de una calcificación ósea. No obstante, muchos casos de esta patología no suelen ser detectados a menos que se realice una ecografía médica.

Los casos más graves de esta enfermedad pueden derivar incluso en deformidades visibles como bultos palpable en zonas externas de tu cuerpo. Según Castillo (2013), los excesos de calcio en los tejidos son osificaciones heterotróficas que pueden causar traumas y terminan necesitando cirugías.

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo que pueden contribuir a la formación de calcificaciones óseas, tales como enfermedades que afectan al metabolismo basal. Un ejemplo de esto sería la enfermedad de Paget que influye directamente en la pérdida excesiva del tejido de los huesos.

Además, existen otras enfermedades que pueden identificarse como factor de riesgo tales como la hipercalcemia grave, que consiste en la acumulación excesiva de calcio. Del mismo modo, algunos tumores malignos en el cuerpo también pueden contribuir con la formación de calcificaciones en la zona del tejido del área afectada.

que es una calcificación ósea y como se puede prevenir o tratar

Por otra parte, existen otros factores de riesgo que influyen en la aparición de calcificaciones en el cuerpo. Aunque esto no indica que siempre vayan a terminar causando eso, sí pueden tener cierta influencia. Entre las más comunes se encuentran:

  • El consumo de alcohol excesivo
  • Lesiones inflamatorias en repetidas ocasiones
  • Poseer trastornos metabólicos relacionados con el calcio dentro de tus antecedentes familiares
  • Tumores en edades avanzadas

¿Cómo prevenir la calcificación ósea?

No existe una causa determinante que derive necesariamente en calcificación ósea, pero sí existen maneras de evitar la formación de este a futuro. No obstante, la mayoría de las precauciones que se pueden tomar son ideales para practicarlas en edades tempranas que marquen un beneficio metabólico en tu organismo a futuro.

Por consiguiente, se recomienda seguir una ingesta de vitaminas y minerales equilibrada que otorgue a tu cuerpo las cantidades de nutrientes que necesita. Por su parte, el cuerpo humano no produce calcio, así que debes obtenerlo por medio de alimentos que posean dicho mineral. Es decir, debes mantener una dieta equilibrada con alimentos que fortalezcan tus huesos y combinarla con ejercicio y hábitos saludables

Asimismo, evitar consumir alcohol en cantidades excesivas será beneficioso para tu salud con respecto al manejo de minerales en tu cuerpo. Al mismo tiempo, no solo te ayudará a evitar esta patología, sino otras enfermedades como la hipercalcemia o incluso la osteoporosis que también afecta a los huesos.

¿Cómo tratar la calcificación ósea?

No existe una gran variedad de tratamientos para la calcificación ósea: si esta se convierte en un problema avanzado que limite la funcionalidad o movilidad articular, requiere cirugía. Sin embargo, estos son veredictos que únicamente puede dar un médico especialista tras estudiar a fondo el caso en cuestión.

No obstante, algunos fisioterapeutas especializados poseen ciertos métodos que ayudan a aliviar el dolor causado por este fenómeno. Del mismo modo, dichas terapias brindan soporte con respecto al alivio del dolor de la persona afectada y son ideales cuando se va a llevar a cabo una cirugía.

Además de lo ya mencionado, existe la posibilidad de que la calcificación sea derivada de otra enfermedad. En dichos casos es necesario que se trate la patología principal con el fin de evitar la propagación y formación de conjuntos cálcicos en tu cuerpo. Así te verás exento de otros malestares y por consiguiente, de esta enfermedad.

No obstante, tratar la calcificación ósea es un asunto delicado que no se debe tomar a la ligera. Por lo tanto, debe ser realizado exclusivamente por un médico experto en el área y no por cualquier persona, ya que los huesos son muy delicados y también lo es todo lo que respecta a su cuidado.

que es una calcificacion osea y como se puede prevenir o tratar

Conclusión

Las acumulaciones de calcio son más frecuentes de lo que muchos esperarían y siempre son causantes de malestares e inconveniencias. Es decir, muchas personas lo sufren y tal vez nunca se enteren, pero eso no les resta importancia. Incluso en algunos casos se puede convertir en una medida muy seria y peligrosa.

Para concluir, es importante que sepas que el cuidado de los minerales que existen dentro de tu cuerpo es vital y que tu salud futura depende en gran medida de las acciones que tomes en tu juventud. Sin embargo, si ya eres alguien mayor, no es tarde para cuidarte y visitar a tu médico en busca de soluciones para la calcificación ósea.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *